----newsmov----

Giovanni Ciccia corre a mil


El productor, director, actor y conductor nos cuenta los pormenores de su trayectoria en el teatro, el cine y la TV. Este 19 de febrero estrenará la comedia de terror “El misterio de Irma Vap” y en abril “La pareja dispareja” en el teatro MVLL

Estudió la carrera de Ciencias de la Comunicación con la intención de producir y dirigir, hasta que un día decidió ingresar al Club de Teatro de Lima para reforzar sus conocimientos. Ahí conoció a Manuel Calderón, a quien considera uno de sus maestros en la actuación, y su vida dio un giro. Obtuvo su primer papel en la obra “Tartufo” y de ahí vino “El rey de Sodoma” y “Séptimo cielo”, hasta que le ofrecieron integrar el elenco de la telenovela “Nino”. Dudó un poco pero al final aceptó. Así empezó la historia de Giovanni Ciccia como actor.


¿Por qué optaste por estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación?
Yo solo sabía que me gustaba el arte porque desde chico escribía, grababa cosas, participaba en las actuaciones; pero no fui consciente de ello hasta que terminé el colegio y me di cuenta de que lo lógico era estudiar comunicaciones, pero ser actor no estaba en mis planes.

¿Qué pasó entonces?
Terminé la carrera y para completar mis conocimientos me metí a estudiar actuación al Club de Teatro de Lima.

¿Cómo recuerdas esta etapa de formación actoral?
Entré al Club de Teatro de Lima porque no tenía conocimientos actorales. Ahí me tocó Manuel Calderón como profesor y fue importantísimo para mí. Hasta ese entonces el conocimiento que yo tenía de teatro era que actuar significaba ser muy natural, divertido y estar suelto y relajado. Gracias a Manuel, entendí que actuar implica mucho estudio, investigación y una gran sensibilidad, y que para eso tienes que aprender a sensibilizarte en muchos aspectos de tu vida y leer muchísimo.





¿Cuál fue la primera obra de teatro en la que trabajaste?
Fue “Tartufo” y recuerdo que José Enrique Mavila fue a verla y luego me llamó para actuar en “El rey de Sodoma”, en donde hacía varios personajes distintos: salía de travesti, de mujer con una peluca pelirroja y una tanga de leopardo. Era una obra bizarra como las que hacía José Enrique. Luego vino “Séptimo cielo” con Alberto Isola y fueron saliendo más obras como “El dedo en el ojo” y “La gran magia” hasta que me convocaron para hacer “Nino”.

Era el paso por seguir…
José Enrique Mavila me llamó para hacer el cásting y le dije que no me interesaba hacer televisión, pero cuando supe lo que ganaría me dije: “Voy a dedicarme a ser actor de televisión”.

Entonces te atrajo el sueldo.
Pagaban bien y creo que la televisión es un medio que tiene la obligación de ofrecer buenos sueldos porque es muy comercial y, como actor, expones mucho tu imagen.

¿Y te agradó esa primera experiencia?
Fue un papel importante, era el villano joven de la novela. Me di cuenta de que ser actor era más rentable que mis sueños de producir videos institucionales. Sin embargo, no me gustó mucho la experiencia porque hacer una telenovela es muy duro, muy demandante. Tienes que estar a disposición las 24 horas del día y yo soy una persona a la que le gusta hacer muchas cosas, y eso me mataba… Me anulaba creativamente estar esperando cinco horas para grabar una escena. Luego llegó el cine y me enamoré.

LA MAGIA DEL CINE




¿Es cierto que tuviste dificultades para conseguir el papel de “No se lo digas a nadie”?
El cásting lo hacía Ricardo Velázquez y me dijo que yo era mayor para el personaje que buscaban. Por entonces tenía 27 años y querían a alguien que aparentara 21 o 22 años, eso sin contar que estaba subido de peso. Igual hicimos la prueba y a Pancho Lombardi le gustó, pero dijo que estaba muy gordo y viejo.

¿Y qué pasó?
Ricardo me dijo: “Tienes diez días para bajar de peso y hacer otra prueba”. En esos días bajé como 8 kilos con una dieta extrema que no era muy saludable. Hacía “spinning” una hora diaria, tomaba quemagrasa y bajé rápido gracias a que era más joven también.

¿Qué es lo que te parecía tan atractivo de ese personaje?
Me pareció que la cinta quería transmitir un mensaje que me interesaba: Lima siempre ha sido muy hipócrita y el tema de la homosexualidad ha estado por años debajo de la mesa, y esta fue una de las películas que espantó a la ciudad y a mí me encanta espantar. Sentí que era un papel que tenía que hacer y, de hecho, a partir de ahí mi carrera como actor se disparó porque empecé a obtener más chamba.

Llegó tu primer papel protagónico con “Tinta roja”...
En esa cinta actué con Lucía Jiménez, Fele Martínez, Gianfranco Brero y Carlos Gassols, y conocí a Alberto Fuguet (autor de la obra), quien vino al rodaje. A mí siempre me quedó claro que el protagonista era Faundez (Brero), pero me faltaban treinta años para poder hacer ese rol. Si se hace un “remake” algún día, me gustaría hacer ese papel. Esa cinta fue nominada a mejor película en el Festival de San Sebastián.

Luego vino “Django: la otra cara”, que fue todo un reto por la caracterización que implicaba.
Todo el mundo la recuerda y hasta ahora me gritan “¡Django!” por la calle. Uno de mis grandes sueños es hacer la segunda parte de “Django” porque me pareció un gran guion. No sé si fue una buena película, pero el guion de Gastón Vizcarra combinó muy bien el tema humano con el humor criollo y por eso está llena de chistes a pesar de que se trata un tema duro. La gente se identifica y por eso creo que se merece una secuela.


¿Cómo hiciste para construir un personaje tan complejo?
Le agradezco mucho a Gustavo Sánchez, que fue el productor, porque ni siquiera el director estaba convencido de que yo pudiera ser Django. Sin embargo, Gustavo confió en mí y dijo: “Puede hacerlo”. Lo trabajé físicamente tomando pastillas para oscurecer mi piel, me teñí la barba, me puse lentes de contacto oscuros y conversé mucho con Django para adoptar sus movimientos, su mirada, su forma de hablar, su parquedad. Una de las cosas más gratificantes para mí fue ver el cuadro final de la película, en donde se ve un parecido real con la imagen que hay del verdadero Django. Incluso su hijo me dijo: “Te pareces a mi viejo”, y eso me hace sentir orgulloso.

¿Y nunca te provocó irte al extranjero para probar suerte como otros colegas?
Eso es algo que ha pasado siempre y no solo es exclusivo de los actores, sino de los peruanos en general. Sin embargo, a mí nunca me provocó porque he tenido suerte, he encontrado mucho trabajo y nunca he esperado que me llamen, porque desde que tengo mi productora me doy trabajo. He escuchado a actores que dicen que se van porque ya tocaron techo aquí, pero creo que el país con menos techo es el nuestro.

PRODUCTOR Y DIRECTOR


¿Qué trabajos realizas con tu productora?
Se llama Asociación Cultural Plan 9 y mi socio es David Carrillo. Nuestra idea es hacer obras contemporáneas que sentimos que no se hacen mucho por aquí. Empezamos haciendo “El show de terror de Rocky”, “Las vacaciones de Betty”, “Bebe a bordo” y “Un director”, entre otras. Nuestro primer clásico ha sido “El mentiroso”, que es del siglo XVIII, y ahora vamos a reponer “El misterio de Irma Vap”; de ahí vendrá en abril “La pareja dispareja”. En ambas obras comparto escena con Sergio Galliani.

Cuéntanos un poco acerca de la obra “El misterio de Irma Vap”.
Es una comedia de terror usada como pretexto para que dos actores interpreten diferentes papeles teniendo que cambiarse rápidamente de vestuario y el público se divierte con la dificultad que estos cambios implican. Yo hago de una mucama siniestra y de un lord inglés; Sergio representa a una dama inglesa que es actriz de teatro, pero también a un mayordomo jorobado. Son personajes clichés que sirven como pretexto para divertir.

Con Sergio también integran la banda musical Los Chabelos…Somos socios en Los Chabelos y tenemos buena química. A veces uno no chambea con sus amigos porque no los soporta, pero nosotros tenemos la suerte de llevarnos bien y, después del éxito que tuvimos con “El misterio de Irma Vap”, hemos decidido reponerla. Luego con David Carrillo montaremos la obra “La pareja dispareja”, en la que dos amigos íntimos de caracteres muy distintos se ven obligados a convivir.

PROYECTOS CUMPLIDOS


El año pasado te convertiste en padre.
Hace seis meses nació mi hijo, que se llama Luca.

Tu esposa Doménica también es productora…
Sí, y su último trabajo ha sido para la película “Un cuerpo desnudo”, de Francisco Lombardi. También ha trabajado en las dos temporadas de “Esta sociedad” y “Mañana te cuento”, entre otras producciones nacionales.

¿Cómo se conocieron?
Cuando actué en “Tinta roja”, ella era asistente de producción y aún era alumna de la universidad. Fue como amor a primera vista porque al mes de conocernos ya estábamos juntos. Ella ha trabajado conmigo produciendo “Las vacaciones de Betty” y “Un director”, que fue la primera obra que dirigí. Ya tenemos nueve años juntos.

¿Qué tal la experiencia de la conducción en “3G”?
La verdad es que antes de entrar al programa no lo veía. Sin embargo, cuando me llamaron y me propusieron ingresar, me dieron la libertad necesaria para trabajar con comodidad. Me ayudaron a buscar mi dinámica dentro del equipo y eso tomó tiempo, varios meses. A mí me encanta esto de conocer gente nueva todas las semanas.

La serie “Mi problema con las mujeres” fue nominada a un premio Emmy.
Era la primera vez que nominaban una serie peruana en esta premiación que es equivalente a un Óscar pero en la televisión. Solo participaron cuatro series de todo el mundo. La idea se ha vendido a EE.UU., o sea va a tener una versión gringa como “Betty la fea”, y también me encantaría hacer una segunda temporada.

También has trabajado en algunos programas para canales internacionales…
Conduje “Proyecto 48”, para TNT, y luego fui convocado por History Channel para “Historia a la carta”, un programa que cuenta la historia de los países a través de su comida y que coincidió con el “boom” de la comida peruana. El programa lo hice con Gastón Acurio y para este año se viene “Historia secreta de Lima”, que trata sobre las leyendas y los mitos urbanos de la ciudad.

Algunos trabajos

PRODUCTOR, DIRECTOR, ACTOR Y CONDUCTOR

“Tartufo” (obra de teatro, 1993)
“Nino” (telenovela, 1996)
“No se lo digas a nadie” (película, 1998)
“Tinta roja” (película, 2000)
“Django: la otra cara” (película 2002)
“Mi problema con las mujeres” (serie, 2001)
“Un director” (la primera obra que dirigió, 2004)
“3G” (conductor, desde el 2007)
“El mentiroso” (director, 2008)
“El misterio de Irma Vap” (obra teatral, 2009)

http://www.giovanniciccia.com/

Share on Google Plus

Atención Perumale.com Jose JOC

Perumale.com no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

----noticias en movimiento---